Estación Quilmes: 04-jul-2014

  Federico Pedrido

4 de julio de 2014




El hombre de la enagua rosada


Fue, muchos, muchos años, pesebrero
y, después, laburó en una pensión.
Cuando compra salame, el corazón
igual que un bandoneón, se frunce entero.

Tuvo dos novios. Uno era frutero;
el otro, un cabecita camaleón.
Le dieron tantos palos en el cuero
que los sueña tambor su evocación.

Ahora está cantando en la escalera,
mientras retuerce un trapo, una habanera
y se clava en un gesto mudo y fijo.

La purreteada juega en la vereda.
Se toca el vientre y por sus nalgas rueda
la noble idea de parir un hijo.



Federico  Pedrido
Argentina  (1926 – 2002) - En: Antología del soneto lunfardo
Ed. Corregidor – 2007



Poeta, dramaturgo, guionista cinematográfico, periodista. Uno de sus libros fue prologado por Macedonio Fernández y por eso Pedrido explicitó “Por ese motivo, y durante cierto tiempo, yo estuve chocho conmigo”.
Libros de poesía:  “ Tras la ojera de mi ventana” (1947); “Poesía de la sonrisa áspera” (1949); “Perfil perdido” (1951); “ Los trenes de la noche” (1952); “Che, Buenos Aires” (1954); “Borracho muerto” (1983); “Cuando se es algo” (1986); “Entre la roña y la nada” (1987), entre otros.

Foto: Bob Carey – EEUU