Estación Quilmes: 08-nov-2011

  Susana Villalba

8 de noviembre de 2011




Kagemusha


Guerrero de la sombra
o viceversa.
Esa mujer
no se arrodilla
simplemente
no puede estar de pie.
Sería una geisha
en el país de la nieve.
Acaso tejedora
de cáñamo.
Una monja de cabeza
rapada.
Sería una mujer
si las palabras
no tuvieran ese filo
de espada.
¿Reconoce el nombre
de una mujer
según como suena
el samisén?
Sería un guerrero
si no fuera por la belleza
de la sombra.
Acción es verbo,
ir o venir.
¿Ser?
o no ser
más que una cabeza
en manos de un actor.
Sería un músico
si el ruido
no fuera imprescindible.
Descansa el samisén
a sus pies,
no sabe si él escucha,
no detiene el mundo
sino otro
que sería sin él.
si está es
porque no está en otro
sitio.
Una pregunta que busca
tomar cuerpo.
Responde por sus actos
lo que diga
será usado en su contra.
Pulsa el samisén
y dice
no soy como las otras.
Él cree en su pureza
cuando dice deseo
ser la geisha:
el cuerpo sólo existe
para el otro
que existe para el cuerpo
solamente.
Cae la nieve,
no hay palabra o espada
que pueda detenerla.
En el frío
se pregunta el corazón
y piensa el cuerpo
no pregunta, es
el mundo.




Susana Villalba
Argentina – 1956


De Caminatas (1999)
En: Otro río que pasa
Un siglo de poesía argentina contemporánea.
Ed. Bajo la luna – 2010


Imagen Internet: Geisha playing a Samisen in old Japan