Estación Quilmes: 15-sep-2010

  Marisa Villagra

15 de septiembre de 2010




La lengua del gato

Se sabe cómo es el desarraigo
cuando un gato lame la mano
con un gesto de hastío.
Hay figuraciones
para reconocer
en silencio:
la neblina del amanecer
en Ekensberg,
el ómnibus 165 casi invisible,
mi compañera de ruta
sonríe, apenas me saluda
para que el frío no le duela
los dientes,
la gente con la mitad del cuerpo
en los asientos
y la otra todavía
en las sábanas.
Una haciendo frente
de puro corajuda
a la mordacidad del frío.
(y este maldito tren que se demora)
yo llegaré –ay, por dios, nó-
otra vez cinco minutos tarde
al trabajo
y Janne Larsson se acercará – no cabe duda-
a golpear con su índice mi hombro
-klockan sex, kocklan sex-
Será como si las palabras
no dieran cuenta de todo
y esta vez la lengua del gato
habrá raspado el rostro.



Marisa Villagra
Argentina

De “Refugiados”
Ed. Desde la Gente – Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos – 2000

Poeta y licenciada en letras. Nació en Tucumán y se exilia primero en Bolivia y luego en Suecia. Publica en Estocolmo “Con el cielo a cuestas” y “La lengua del gato”. Realiza estudios en la Universidad de Estocolmo sobre la comunidad campesina Amaicha. Actualmente reside y es docente de la Universidad de Tucumán.