Estación Quilmes: 25-oct-2010

  Marcelo Marcolin

25 de octubre de 2010



Cuando llueve en Lisboa

“No soy nada.
Nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.
Aparte de eso, tengo en mí todos los sueños del mundo.”

Fernando Pessoa


Hablan los parroquianos de una lluvia / una lluvia que esconde los sueños
entonces esta ciudad que sabe de ahogos / desvelos atlánticos que olvidan
secretos del Tajo y sus pasiones
se le fugan los sueños en esos días de lluvia.
Ricardo Reis deambula una calle de Lisboa. Llueve / llueve desde los cielos
hacia el mar. Llueve /el mar extasiado de furia
espanta los milagros y las calles tiñen su suerte de otoño
bajo los pies de un Ricardo Reis que hurga en la oscuridad de la iglesia del tormento
esas sombras que distingue en la altura de los santos preconcebidos
descubre sólo sombras y en las sombras puede ver a un Alberto Caeiro
como un signo inerte bajo las mismas sombras.
Alberto Caeiro que traga espíritus
y desconsolado intenta encontrar un sueño / sueño de lluvia / lluvia
que los lleva / los oculta y Alberto Caeiro gime / gime sobre la noche
de Lisboa / gime en su soledad infinita / transitando los corredores
de lo inesperado que entrega la soledad / dibujando rostros
que nunca estarán y la lluvia se empecina en borrarlos hasta de los olvidos.
Alberto Caeiro cae / cae bajo los truenos y relámpagos y se vuelve
y los truenos y relámpagos lo vuelven Álvaro de Campos
y Álvaro de Campos suele ser ese fantasma
fantasma que la lluvia arrastra hasta las costas de la insatisfacción y
deja cuerpos / marcas / enciclopedias olvidadas /ropas sucias de otro pasado /
cangrejos negros / amores que nunca estarán en ninguna primavera.
Álvaro de Campos incendia su última carta / abre los portales del infierno
/ quema centellas / busca las piernas blancas del otro rumor
/ penetra en cielos perceptivos / calles de nada /
sombras y otras sombras y esa lluvia / lluvia que esconde sueños
y Fernando Pessoa zozobrando lateralmente en las veredas de una Lisboa
que intenta descansar de lluvias / fantasmas y sueños no cumplidos.



Marcelo Marcolin
(Poema inédito)
Nació en Buenos Aires en 1957. Fue miembro de la llamada Generación Subterránea argentina; editor y parte de diferentes publicaciones, entre ellas: Artemisa, Antimitomanía, El ojo de la Ballena, Río de la Plata. Colaborador en medios gráficos y radiales como columnista. Premio Zargazazú 1986. Ha editado: La coronación del príncipe mudo, Matecocido, La primera letra, Angeles clandestinos y Siestas de Wincofón.