Estación Quilmes: 09-dic-2010

  Rafael Felipe Oteriño

9 de diciembre de 2010




Nomeolvides

Acostumbro
a recoger para ellos nomeolvides,
pequeñas flores de octubre
que se prenden a la solapa
como abrojos.
En la piedra no hay nada
que las sujete:
ni el pocillo con agua
donde las sumerjo,
y que de ordinario se seca
tras mis pasos.

Tal vez sea mejor así:
que duren el instante de llevarlas,
apenas la decisión
de ponerlas junto a unos nombres
que sólo yo
deletreo hasta el final.
Sí, tal vez lo importante
sea sólo eso:
que mantenga la promesa
de llenar los vasos
y no derramar el agua.



Artes

Primero, el arte de ser derrotado;
luego, el arte de conversar a solas;
más tarde, la serena indiferencia;
por último, el arte de no ver nada
aún viéndolo todo.

Cuánto tuvo que aprender esta cabeza
para ser calva, enteramente calva
-por dentro y por fuera-,
en el camino de una nube
que se aproxima despacio.



Rafael Felipe Oteriño
Argentino – 1945
Poemas Inéditos.
Extraídos de Cuadernos Orquestados
Colección de Poesía.
www.abacq.org

Nació en La Plata y vive en Mar del Palta. Obra poética: “Altas lluvias”, 1966; “Campo visual”, 1976; “rara materia”, 1980; “El príncipe de la fiesta”, 1983; “El invierno lúcido”, 1987; “La colina”, 1992; “Lengua madre”, 1995; “Antología poética”, 1997; “El orden de las olas”, 2000; “Cármenes”, 2003; “Ágora”, 2005.


Obra: Antonio Segui