Estación Quilmes Estación Quilmes

  Fernando Aramburu

22 de junio de 2021

MI ALMA Y MI PERRO


















En este armario guardo mi alma. Entre camisas y pantalones cuelga, limpia y planchada, de su percha. Por tratarse de una prenda valiosa la llevo conmigo solamente en ocasiones especiales. Un alma es para toda la vida. Un alma no se arregla. Si se rompe, no hay otra.
       Por eso la reservo para cuando voy a sitios adonde no se debe ir sin alma. Cuando voy al poema, por ejemplo. Cuando acerco el olfato a una flor aromática o cuando, al azar la copa de buen vino, dirijo unos instantes la mirada a los colores de la tarde.
       De niño, en cambio, no iba sin mi alma a ningún lado. Ni para dormir me la quitaba. La echaba a volar junto a los ángeles que surcaban en bandada el cielo de mi infancia. Me complacía columpiarme con ella en las campanas. Y, al caer la noche, se la enseñaba a Dios, que de tanto conversar conmigo me parecía un miembro más de mi familia.
       El caso es que ya no salgo casi nunca con el alma a la calle. Se me hace que la gente, al verme, lo va a saber todo de mí. O que el viento y la lluvia me la podrían arruinar. Los ángeles, mientras tanto, emigraron lejos, a otras infancias, y Dios murió como mueren todos los abuelos entre dos crepúsculos.
       Eso sí, cuando me pongo el alma gano en dimensiones. Me revisto de una atmósfera que me hace más brillante que mi perro. Soy de pronto transparente. Soy un depósito de resplandores: Soy espiritual. Ataviado con mi alma, me prolongo en altura; alcanzo mayor profundidad y me dilato, en fin, en todas direcciones hasta dejar atrás la última estrella transitoria.
       Pero luego, al borde de la eternidad, me cruzo con la mirada de mi perro, sentado y melancólico cerca de la puerta con su alma peluda de perro, y no sé qué me da dejarlo allí solo, abandonado a las horas polvorientas, sin nadie que le hable ni le ponga la comida. Vuelvo entonces sobre mis pasos y hasta la saliva me sabe a amistad. Restituida a la percha del armario la ingrávida envoltura, me visto mis humildes y carnales pingos de diario, acaricio al perro, lo saco a pasear.

 

Fernando Aramburu
España, San Sebastián (1959). Es un escritor, traductor y profesor español.
Desde 1985 reside en Alemania.


  Raúl González Tuñon

2 de abril de 2021


 














Epitafio para la tumba del poeta desconocido


Fue un poeta de su vida y de la vida.
Porque además de diálogo del hombre con su época
la poesía es un estado de ánimo,
fue siempre el suyo un vago armar
y sentir y esperar no se sabe qué cosas:
y no pudo escribir ni un solo verso.
La muerte, la inquerida "Tía de las muchachas",
se lo llevo una tarde de azul desprevenido.
Murió de inanición, como Meg Merrillies,
la que en vez de cenar contemplaba
fijamente la luna sobre el bosque:

Tanta es su soledad que el el olvido se toca.


François Villon

Un nuevo acento, una manera, un modo de tutear a Dios
y el primer contacto que tuvo la poesía con el hombre.
Salvó su alma por el canto quien amaba a la Grosse Margot.
Atrás quedaron cárcel, hambre, hijas de los largos inviernos.
Cuando murió las catedrales y las tabernas le lloraron
y un trabuco, una rosa, una estrella, bajo su blusa se encontró.



Marqués de Villamediana

Dejó un cuadro, un puñal y un soneto.
Manuel Machado 

Pronto partió dejando poco escrito
(No fué, exactamente, Oliveretto.)
Pero hubo amor intriga duelo muerte
y un soneto.
"Silencio en tu sepulcro deposito."


Shelley


Amaba todo aquello que era digno de amar:
el amor, la poesía, el hombre, el vino viejo,
la desgarrada túnica de la libertad.
Por tan puro, a él lo amó la naturaleza
y el amor lo transformó en algo "raro y triste".
El flotante jardín de los Sargazos
perfuma hoy su espectro sin medida.

Carlos Marx lo admiraba.


Puskin


Nadie recuerda al General de entonces
ni al ministro ni al zar a cuya estatua
únicamente acuden las palomas.
mas hoy se dice: "El tiempo de Puskin",
"La Rusia de Tolstoi" ...Mucha nieve
cayó sobre las islas y los años
sin cubrir su memoria.


Hölderlin


Preguntaba adónde se fueron
el sueño y las islas fragantes.
Un día la niebla pobló su mirada
y entonces vio, pero fue después
cuando supo que el hombre vale más.



Victor Hugo

-era un loco que se creía Victor Hugo.
Cocteau

...Mas quedaban Jean Valjean y Gavroche y Eljondras
y la batalla precursora; una selva
poblada de jardines y futuro:
"Los miserables" son un vrai poeme,
dijo Rimbaud, una novela-río.
Aparte l hojarasca retórica, el barroco,
¡qué materia más rica!
la simbiosis realista-romántica, la actitud,
que desde Zola a Ilya Erenburg,
desde Galdos a García Lorca
y desde Gorki a Vasco Pratolini
alentó a tanta gente que aún cree en el hombre... 



Bécquer


Todo habrá terminado, señores, un buen día,
en nuestra andante y derramada tierra.
La veleta, los pinos, la baraja, el oporto,
la Secretaría de Cultura, el crepúsculo:
Callarán las cigarras de todos los veranos
y el grillo del hogar de todos los inviernos
y él va a sobrevivir a los helados mundos
porque siempre, "siempre habrá poesía".



Raúl González Tuñón
De "Demanda contra el viento" - Ediciones La Rosa Blindada (2006)

Nació el 29 de marzo de 1905, en Buenos Aires, Argentina y murió el 14 de agosto de 1974.
Comenzó su carrera literaria publicando en revistas como Caras y Caretas, Proa y Martín Fierro. Publicó su primer libro El violín del diablo, en 1926, y el segundo, Miércoles de Cenizas, en 1928. 

  Fernando Delgado

15 de marzo de 2021

 


Zamba de los sueños  (canción)

La noche guarda el misterio
En sus ojitos cerrados
Duerme mi pequeña duerme
Que llega el día esperado 

Por el campo de los sueños
Un cielito iluminando
Abre los ojos y canta
Con alegría bailando


Que vengan con sus pañuelos
Y un duende enamorando
Una vuelta y otra vuelta
Con esperanza cantando


La niña guarda secretos
Que la noche fue dejando
Y recuerdos de la infancia
Que se van deshilachando

Del horizonte asoma
Y son sus brazos dorados
Despierta sueña despierta
A las estrellas mirando


letra: Fernando Delgado
música y arreglo: Esteban Tozzi

https://estebantozzimusico.com/

  Valeria Assenza Parisi

23 de diciembre de 2020

 


a Élida, Mabel, María, Lili, Mónica y todos los amigos del patio de las estrellas

   

anoche los poetas
trabajamos
dijimos:
 “columna  
bisonte  
fractales”
hicimos cabellos
de caballos
y reímos
los poetas reímos
hasta arruinar
el cuento
 
anoche 
trabajamos tanto
que dimos vuelta
el amor  las palabras
la muerte
 
los poetas
trabajamos
 
hoy
un gorrión
en nuestra oficina
del patio
come.


__________________________________________


Masacre Denver, 19/07/2012


Panóptico
en Ciudad Oculta
Ciudad Gótica
o en cualquier
Metrópolis
hoy 
te saben

te miran
cuando dormís
cuando comprás o hacés 
amor
te miran
cámaras  tarjetas
ge/pe/heces
ellos
(los que conocés y no
los que ni te importan)
te saben

uno sólo intenta
cierto andar invisible 
haciendo nada con él
y  por un rato
compra un soñar

pero el loco 
el pobre loco 
el pobre loco de mierda 
irrumpe por la pantalla 
del sistema
y con mira telescópica
hace blanco perfecto
en la muerte.


__________________________________________



En el mar de la china dicen
hay miles de cerezas
un dragón alado
un gran imperio de sol 
dicen también que ahí
justisísimo ahí 
se acaba el mundo
por eso quien parte 
al mar de la china
come delicias 
conoce 
el paraíso 
y encuentra 
lo fantástico
Mamá un día se fue
luego los abuelos
y cada día otros tantos más
nunca ninguno llamó
nadie nunca contó 
nadie jamás regresó
con la boca roja
y un deseo
del mar de la china.



Valeria Assenza Parisi
De "Desde el Unzué" (de próxima publicación) Edición Digital - Estación Quilmes

Argentina – 1968 Vive en Bernal. Es socióloga.

Tomó talleres literarios con Carlos Patiño, Patricia Aliberti y Marcos Silber.
Editó “A la vuelta del Unzué” – Ed. Estación Quilmes – 2014

  Daniel Oronó

8 de diciembre de 2020

 

TRASNOCHE 


Ha quedado a solas y oscura
la cocina
y los platos sucios en la pileta
no dicen nada 
del silencio que hubo
ante el encendido horario central
de la TV.

Persisten sobre la mesa
migas de lo que fue
y vasos mutuos.

Nadie
que aclare algo
de lo que no se dijo.


INSISTENCIA

Mientras ella se ducha yo releo poesía.
Son ritos diferentes e íntimos.
No hay asuntos menores.

Ella se purifica a su manera
se bautiza, se ablanda,
se reconforta toda, transparenta.

Yo hurgo en tanto en el lenguaje
para alcanzar un secreto imposible,
un resplandor que limpie mi cabeza,
un especie de alivio para entrar en la noche.

Ella se está secando y yo bostezo.

Nos encontramos en silencio y sin explicaciones.
Ambos sabemos que ninguno
podrá volver de esta manera al paraíso
pero a pesar de todo continuamos.

Desde el vamos la causa está perdida.

Seguramente ella
mañana insista con ducharse
y yo insista con los poemas y el bostezo.


LO QUE SE CALLA EL VIEJO


“Habla la juventud sin ton ni son,
les sobra música de errores.
¡Total! vuelven a abrir la boca
y cambian para mejor
o empeoran.
Ruido les sobra,
ganas, futuros a enmendar
con la alegría del olvido
todo curan.

Ya habrá tiempo
después.

Que se equivoquen a destajo ahora,
que desperdicien cascabeles y tambores.
Aún les falta un rato
para entregarse a la cautela de lo añejo.
Después 
ya no habrá yerros,       
se entra con precisión al hueso del sonido
sin poder dar con la palabra nunca
y es donde estás a un paso
de la común mudez,
misterio sin lugar,
todo silencio.”



A CIERTA EDAD


Alguna vez soné con otra vida,
con algo de esta misma que he vivido:
la anónima rutina cotidiana
del docente en su sitio,     
la pobre biblioteca donde no entra otro libro,
el ladrido de un perro que reconoce al amo,
la señal amorosa de una mujer en casa,         
la guitarra olvidada pero esperando algo,
los cuadros sin pintar con todos sus bocetos,
el placer del desorden del melómano humilde, 
las fotos de Brasil o un arroyo en verano.

¿Qué parte no cumplí,
qué deuda no salde y el olvido                       
de a poco ha ido tolerando?
Hay alguien que no he sido
y que cedió su esfuerzo
en algo que me falta.

El saldo provisorio
es esta persistencia del presente,
entre lo que es y aquello
que se olvidó hace ya mucho, eso
que ahora desconozco,
irreversible.


Daniel Oronó
De "CATÁSTROFES menores" (EL ASNO LITERATO EDITOR)

Nació en Dolores, 1962.  (Pcia. de Buenos Aires) Residió muchos años en la ciudad de Quilmes. Actualmente reside en la Pcia. de Córdoba.

Docente de literatura - E.M.BA (Quilmes) en establecimientos públicos y privados.
Coordinador de Talleres Literarios.

Obras publicadas:

• “Pingo tecleteo“-poesía -1987
• “Retórica incierta”-poesía -2008.
• “Spinetta : anhelo de una lírica” - ensayo - 2017.
• “Razón de identidad”. letrista del álbum folclórico con la participación de R. Navarro (hijo) y Quique Pesoa.
• “Como abrojito de amor” - álbum folclórico - ídem

Como artista plástico ha participado en múltiples salones bonaerenses obteniendo diversas distinciones produciendo el arte gráfico para el sello discográfico Viajero Inmóvil records en varios cds del ámbito del rock : LITTO NEBBIA -CANTURBE - ANTIHÉROE - HYACINTUS - UQBAR.

Ha dictado Talleres de lectura y reflexión poética sobre Spinetta – E.M.B.A (Quilmes) - 2014

  Liliana Magic

21 de noviembre de 2020

 


antineoliberal / manifiesto

harta 

          del circulo

del círculo 

             del circulo 

mi cuerpo ¿tu cuerpo? 

                        no me consumas 

la casa los hijos 

plantar el árbol 

escribir el libro 

explotación               soy libre  

porque elijo los zapatos 

en nombre del cansancio 

matás mi poema 

libre para acumular 

estar completos 

correr tener 

esclava para vivir 

                       voy a saltar 

no me consumas 




bienraíz

hogar 

dulce hogar 

un día si 

y otro 

                no 

ahogar 

muchas veces 

falta el aire 

          amar 

              respirar 

                    transpirar 

fue 

roto el cuerpo 

alma quiebra 

el hogar 

       de vivir 

           de dormir 

                 de luchar 

se rompe en mil 

pedazos 

                 ahogar 

            odiar 

el hogar 

no está 

fue 

no hay lugar  

            seguro 

hay 

bien estar  

posible 

                     amar 

               odiar 

            fue  

      viene  

va 

todo filo 

fragmentos de mí 

              hogar 

                 dulce ahogar 


bolsa

soy negra 

pobre 

mujer 

boliviana 

rubia 

soy india 

villera 

gay 

iraní 

blanca 

soy dolor 

herida 

tierra 

y océano 

sangre 

loba 

perra 

loca 

risa 

euforia 

hasta que me quitás el aire 

                        y me tirá


Liliana Magic
De "Versos antineoliebrales de muerte, locura y amor" (Inédito)

Nació en 1964, vive en Berazategui. Es periodista, licenciada en Comunicación Social y profesora, egresada de la Universidad Nacional de La Plata.

  Hans Magnus Enzensberger

16 de noviembre de 2020

Declaración de pérdidas


Perder el pelo, perder la calma,
¿me explico?, perder el tiempo,
librar una batalla perdida,
perder peso y esplendor, perdón, no importa,
perder puntos, déjame terminar de una vez,
perder la sangre, perder al padre y a la madre,
perder el corazón, hace tiempo perdido
en Heidelberg, y ahora otra vez,
sin parpadear, el encanto de la
novedad, olvídalo, perder los
derechos civiles, me doy cuenta,
perder la cabeza, por favor,
si no puede evitarse,
perder el Paraíso Perdido, y qué más,
el empleo, al Hijo Pródigo,
perder la cara, que le vaya bien,
dos Guerras Mundiales, una muela,
tres kilos de sobrepeso,
perder, perder, y volver a perder, hasta
las ilusiones perdidas hace tanto tiempo,
y qué, no desperdiciemos una palabra más
en la tarea perdida del amor, digo que no,
perder de vista la vista perdida,
la virginidad, qué lástima, las llaves,
qué lástima, perderse en la multitud,
perderse en las ideas, déjame terminar,
perder la mente, el último céntimo,
no importa, termino en un momento,
las causas perdidas, toda sensación de bochorno,
todo, golpe a golpe,
¡ay!, hasta el hilo del relato,
el carnet de conducir, las ganas.


Hans Magnus Enzensberger
Alemania, 1929 es un poeta y ensayista alemán considerado como uno de los representantes más importantes del pensamiento alemán de la posguerra.

De: “El hundimiento del Titanic” - Ed. Anagrama - 2002. Trad. Heberto Padilla

Obra: Desnudo Azul de Pablo Picasso (España - 1881 – 1973)