Estación Quilmes Estación Quilmes

  Liliana Ancalao

4 de junio de 2018




EL FRÍO

las mujeres y el frío
(fragmento)


yo al frío lo aprendí de niña en guardapolvo
estaba oscuro
el rambler clasic de mi viejo no arrancaba
había que irse caminando hasta la escuela
cruzábamos el tiempo
los colmillos atravesándonos
la poca carne
yo era unas rodillas que dolían
decíamos qué frío
para mirar el vapor de las palabras
y estar acompañados



las mamás
todas
han pasado frío
mi mamá fue una niña que en cushamen
andaba en alpargatas por la nieve
campeando chivas
yo nací con la memoria de sus pies entumecidos
y un mal concepto de las chivas
esas tontas que se van y se pierden
y encima hay que salir a buscarlas
a la nada.


mi mamá nos abrigaba
ella es como un adentro
hay que abrigar a los hijos
el pecho
la espalda
los pies y las orejas
dicen así
y les crecen las ramas y las hojas
y defienden a los chicos del invierno
y a veces sale el sol y ellas tapando
porque los brazos se les van en vicio
y hay que sacarles
despacio con palabras
esos gajos


pero el frío no siempre
lo sé porque esa noche en aldea epulef
dormíamos apenas
alrededor de nuestro corazón al descampado.
eufemia descansaba el purrún del camaruco
y la noche confundió su pelo corto con el pasto


era la madrugada y eufemia despertó
con la helada en el pelo
y el frío esa vez tenía boca
y se reía con nosotras
se está poniendo viejo el frío nos decían


las mujeres aprendemos
tarde
que hay un tiempo de vida
en que hasta sin intención
vamos dejando una huella de incendio
por el barrio
ni sé por que la perdemos
y esa tarde yo precisaba
medias de lana cruda para cruzar las calles




Liliana Ancalao
De "Mujeres a la intemperie"   -  2009 - El Suri Porfiado Ediciones 


Nació en Comodor Rivadavia en 1961.
Pertenece a la Comunidad mapuche-tewelche Ñamkulawen.

Fotografía extraída: https://www.lacanciondelpais.com.ar/notas/literatura/poetas-del-pais/liliana-ancalao.html







   Alberto Girri

10 de mayo de 2018




Llamamiento


El cazador
que dentro de mí
atisba
y tiene emboscadas,
atrapando
lo que cae en ellos,
y cuenta sus presas
cuando el viejo sol
termina su paseo,
y se deja husmear
después de la caza
por hienas y chacales,
perros salvajes,
demonios
que piden carroña
e imitan
con aullidos y graznidos
la voz de los muertos,
no es
tan sólo mis impulsos
de destrucción y pánico,
de él
me viene la memoria ancestral
de la desobediencia
al espíritu vivificante,
el gusto desdichado
de la persecución.

Yo no soy
ni bueno ni malo
por escencia
sino por participación,
cómo no reconoces, mi huésped,
que no quiero asimilar tus rasgos
más allá de la vigilia.
Yo te guardo,
yo te cuido,
deja en paz mis noches.



(De La condición necesaria)




Debajo del cielo


          está el fuego,
lo circunscribe, casi lo lame,
está muy cerca y sin embargo
el cielo nunca sufre el fuego.

El fuego son imágenes,
pequeños demonios negros
vistos en Jerusalén, en Babel,
en el respaldo de los tronos,
en la extensión de los cetros,
en la nuca de los arrodillados,
en las epístolas áureas del docto,
en el que tiende a lo perfecto,
en el que se ofrece como mucho,
en los que crían para nada,
en el que adquiere y pone precio,
en los que se sientan a la mesa,
en los que se niegan a servir,
en los que escriben de este fuego
escribiendo de consuelos y castigos.

Debajo del cielo está el fuego;
somos la madera, la sequedad,
el soplo que mantiene el fuego.


(De La penitencia y el mérito)




Alberto Girri
"POESÍA ARGENTINA" - Universidad Nacional de Quilmes Editorial
Selección del Instituto Torcuato Di Tella


(1919-1991) Buenos Aires.

Obras:
Juegos alegóricos. 1993.
Trama de conflictos. 1988.
Páginas de Alberto Girri. 1983.
Lírica de percepciones. 1983.
Lo propio lo de todos. 1980.
Recluso platónico. 1978
El motivo es el poema. 1976.
Quien habla no está muerto. 1975.
Penitencia y el mérito. 1957.
El tiempo que destruye. 1950.
Trece poemas. 1949.
Coronación de la espera. 1947.
Playa sola. 1946


Fotografía: Solitary Dog Sculptor I




  Nicolás Guillén

27 de abril de 2018




CANCION PARA DESPERTAR A UN NEGRITO


Una paloma
cantando pasa:
"¡Upa, mi negro,
que el Sol abrasa!".

Ya nadie duerme,
ni está en su casa;
ni el cocodrilo,
ni la yaguaza,
ni la culebra,
ni la torcaza...

Coco, cacao,
cacho, cachaza.
"¡Upa, mi negro,
que el Sol abrasa!".

Negrazo, venga
con su negraza.
¡Aire con aire,
que el Sol abrasa!

Mira la gente,
llamando pasa:
gente en la calle,
gente en la plaza.
Ya nadie queda
que esté en su casa

Coco, cacao,
cacho, cachaza.
"¡Upa, mi negro,
que el Sol abrasa!".

Negrón, negrito,
ciruela y pasa,
salga y despierte,
que el Sol abrasa,
diga despierto
lo que le pasa
Ya nadie duerme,
ni está en su casa.

Coco, cacao,
cacho, cachaza.
"¡Upa, mi negro,
que el Sol abrasa!".



Nicolás Guillén
(Camagüey, 1902 - La Habana, 1989)



Poeta cubano. Por su obra ligada a las tradiciones afrocubanas, es considerado el máximo representante de la llamada «poesía negra» centroamericana y una de las principales figuras de la cultura de la isla.


Música: César Isella
Intérpretes: Grupo Azul (Hugo de la Vega)

  Cecilia Elsa Collazo

14 de abril de 2018





Pretende
las manos sin sangre,
mientras recoge
sus cristales rotos.


______________



Una mujer:

Esa gaviota
que cruza
el océano
sin mirar.


______________


Mide, cuenta, guarda…y
se le rompe la regla.


______________


Ayer tenía un vestido.
Hoy nada tiene.

Se levanta
con un vacío en la garganta.



______________


Llora el niño su desamparo.
El abandono de la madre.

Esa otra lluvia.



______________



De sus vestiditos,
con puntillas y volados.

A la fiesta está invitada,
pero no sabe.

No hay espejo
donde mirarse.






Cecilia Elsa Collazo
De "lonja de real"  - modesto rimba 2017

(1962, La Plata, Buenos Aires) - Licenciada en Psicología




  Aníbal Cristobo

30 de marzo de 2018




Hija del pastizal (backpaker version)


A veces miro y está nevando sobre un parque
industrial, sobre el perro que custodia un hotel
bombardeado, sobre las plantaciones de arroz

controladas por puestos de vigilancia que se suceden
del otro lado de la ventanilla
del micro: y si puedo patear

debajo del asiento, y pateo, siempre espero encontrarme
dentro de mi mochila, Esa soy yo, leyendo

cómo irme, cómo fotografiarme
tomando este café con leche en otro highlight
de la carretera, en otro de mis hits
secretos. Una nota

en el diario dice: "dentro de poco

voy allegar a un lugar igual a
este, pero mucho
mejor; y mucho más lejano".-




Hija del pastizal (hipersomnia)


Nuestra vida conjunta solo falla
cuando estamos despiertos: me hablás
de amor, y una fisura -apenas

un reglamento en la placa de rayos
equis- te detiene
a la altura del quinto metacarpo, justo

tras el acantilado de tu cama. Afeitado, me explicás el procedimiento
como si detallaras un menú. Tenés las credenciales
listas, lo que hiciste por mí; el diagnóstico
en el bolsillo izquierdo de la bata -al salir
de la ducha.

Los párpados pesados, otra
vez
no puedo responderte:
dejo que me confundas con las llaves del coche.

Debe ser oficial: los cortes
en el brazo, mirando a cámara, dentro
de la pecera. Las zonas conflictivas resaltadas en rojo.

Cada noche
imagino que me acuesto con vos -como un
faquir- te recuerdo
en un punto distinto de mi espalda.-



Aníbal Cristobo
De "Krakatoa" (2012) en 53/70 poesía argentina del siglo XXI


(Lanús, Buenos Aires) 1971. Es poeta y traductor. Vivió en Río de Janeiro entre los años 1996 y 2001. Reside en Barcelona.


Imagen extraída: https://es.paperblog.com/anibal-cristobo-3916880/

  Elida Berelejis

11 de marzo de 2018




Instrucciones  para escribir un poema


se debe tener una ilusión
cualquiera
se la debe conjugar
en todos los modos
y tiempos
del verbo
desafiar  la hoja en blanco
pelear de a una
todas las palabras
sudar las letras
 dejar que hable
descosida del tiempo 
despegarle los pies
del suelo
y que la utopía
suceda.     





Instrucciones para mirar la luna llena


se debe esperar
que despierte de su noche
dentro  del océano
que guarde  secretos
de  olas
y  vientos
entonces sí
un rato  orilla al borde
y da comienzo al viaje
conviene mirarla de pie
ver cómo   
sucede la magia
sus duendes  cuentan
el universo
conviene respirar lento
y sentirse pequeño.




Instrucciones para  contar un secreto


se debe buscar interlocutor
confiable
poner de canto la mano 
en su oreja
y soplarle duendes
palabras rojas     tanto
de tan cerca
que el susurro  parezca trueno
luego dejar que se vaya
con la tormenta
adentro.




Elida Berelejis
De "Instrucciones"  Plaqueta - 2017

Argentina - Reside en "El Pato" Partido de Berazategui - Bs. As.



  Bob Dylan

21 de febrero de 2018




'THE TIMES THEY ARE A CHANGIN'
     Los tiempos están cambiando


Venid gente, reunios,
dondequiera que estéis
y admitid que las aguas
han crecido a vuestro alrededor
y aceptad que pronto
estaréis calados hasta los huesos,
si creéis que estais a tiempo
de salvaros
será mejor que comencéis a nadar
u os hundiréis como piedras
porque los tiempos están cambiando..
Venid escritores y críticos
que profetizáis con vuestra pluma
y mantened los ojos bien abiertos,
la ocasión no se repetirá,
y no habléis demasiado pronto
pues la ruleta todavía está girando
y no ha nombrado quién
es el elegido
porque el perdedor ahora
será el ganador más tarde
porque los tiempos están cambiando.

Venid senadores, congresistas
por favor oíd la llamada
y no os quedéis en el umbral,
no bloqueéis la entrada,
porque resultará herido
el que se oponga,
fuera hay una batalla
furibunda
pronto golpeará vuestras ventanas
y crujirán vuestros muros
porque los tiempos están cambiando.

Venid padres y madres
alrededor de la tierra
y no critiquéis
lo que no podéis entender,
vuestros hijos e hijas
están fuera de vuestro control
vuestro viejo camino
está carcomido,
por favor, dejad paso al nuevo
si no podéis echar una mano
porque los tiempos están cambiando.

La línea está trazada
y marcado el destino
los lentos ahora,
serán rápidos más tarde
como el ahora presente
más tarde será pasado
el orden
se desvanece rápidamente
y el ahora primero
más tarde será el último
porque los tiempos están cambiando




Bob Dylan 
(Duluth, Minnesota, Estados Unidos, 24 de mayo de 1941)