Estación Quilmes: 05-oct-2010

  Marcos Silber

5 de octubre de 2010




Torácica


Un tanto sombrío el gran salón,
reposado el mobiliario
muda la luz de la velería.
Camposanto de carne en retirada,
feroz el silencio una sola sombra.
No se cae del asombro el bisturí;
qué sucedió se pregunta.
Era el fragor aquí y bullicio era
el crepitar de la incesante cocina.
¿Qué sucedió?
La autoridad pulmonar mandaba
“tomen el pan transparente de día
y a comerlo todo y no me dejen nada.”
No se cae del asombro el bisturí;
rojo el bombeador cardíaco
-el bolchevique de la familia-
que pregunta: ¿y las flechas,
qué se hizo de las flechas?”
Cómo quedó así, abatida la pasión…!
Era el fragor aquí y el bullicio era
el crepitar de la incesante cocina
con división del trabajo
y cada cual en lo suyo para todos.
¿Qué sucedió?
¿Qué decidió el cierre?
¿Quién puso la oscuridad?
¿Qué le detuvo la mano a la batuta?
¿Quién dijo?: “suficiente muchachos,
ya está,
ya cumplieron”.



Marcos Silber
Argentino – 1934

De su último libro: “Cabeza tronco y extremidades”
Ed. El Mono Armado - 2010