Estación Quilmes: 06-oct-2010

  Marcos Silber

6 de octubre de 2010




Ultimo domicilio conocido


Los acostaron muy cerquita
a uno del otro. Muy.
Y bueno, qué podría esperarse de esos dos
venidos de una juntada más ardiente aún,
un acople tocado – según consta en actas-
por el mal rayo que los partió.
Los acostaron muy cerquita.
Ahora no debe sorprender, y sí
soportar la batahola de la revancha.
Se oyen a toda hora a toda orquesta
los embates, la sublime colisión
de uno con otro que no paran no paran.
Se sospecha – según consta en actas-
algo les impidió a los cuerpos hacer cumbre;
así que a palidecer el desquite;
porque no se dan tregua,
a toda hora a toda orquesta
vuelven y vuelven no paran no paran.
El descuido fue acostarlos muy cerquita
a uno del otro. Muy.
Entonces hacen y deshacen;
carnes pendientes nada se ahorran.
Se trepan acometen se ocupan.
Le matan lo vivo a la muerte
y no paran no paran.



Marcos Silber
Argentino – 1934

De su último libro: “Cabeza tronco y extremidades”
Ed. El Mono Armado - 2010