Estación Quilmes: 21-may-2012

  Raquel Fernández

21 de mayo de 2012












ITINERARIO DEL HAMBRE

                                                                                                A Lewis Carroll


Una niña sonámbula
le camina los ojos
y él se marchita educadamente,
tan inglés, tan atildado,
tan estúpidamente virgen.


Una niña  dormida
sucede en su regazo
y él resbala por una flor caliente.
Contiene la respiración
para no despertarla.
Ella es blanca como un caracol de vidrio.
Él no se atreve
a anclar el rostro en la carne dulcísima,
a recostar la sed en esa boquita fruncida
como un clavel intenso.


El viejo solterón
dialoga con el fuego
y repeina los rizos melancólicos
que anochecen sobre sus orejas.
Al vacío, el amor.
Al vacío, las semillas del cuerpo.


Una niña insolente
se sienta en sus rodillas.
Es la hermanastra del pecado.
Levanta una copa de baba
y sonríe
con sus senos inexistentes.
La niña crece y se va.
Él no se atreve.



 Inédito - 1º premio "Concurso Literario Carlos Patiño" 2011 (categoría Adulto) 
 organizado por la Sociedad Argentina de Escritores - S.A.D.E. - Bernal-Quilmes 




JUEVES DE CENIZA

                                                                                          A Patricia


La muerta,
la muertita,
tenía una brújula de sal entre los labios.
El norte de la tierra severa.
La promesa de arcilla fría.

La muerta,
la muertita,
tan verde
como la clorofila sin objeto
de un trébol amputado,
tan sola
en la trinchera de los dientes.

Le lavaron los pies en silencio
(para que no la rasparan las palabras).
Le midieron el sudor y el asco
(le olfatearon la ausencia).
La cubrieron de flores,
de polvo,
de insectos ambiciosos
(no más sangre para ella, pobrecita,
no más corazón bombeando peces rojos
no más promesas rojas a la altura del pubis).

La muerta,
la muertita,
se durmió en sus laureles.

Muchos años después,
un Jueves de Ceniza,
yo me acordé de ella.
Me acordé de lo linda que era
cuando se reía.





Raquel Fernández
Nació en Villa Domínico, en noviembre de 1967.
En el año 1986 a los 17 años recibió su primer premio en Poesía , certamen organizado por el Taller Cultural Paco Urondo.
Obtuvo el 1º Premio en el “IV Certamen de Poesía Mujeres Silenciadas Argentina Rubiera” (organizado por el Colectivo Les Filanderes y la Asociación de Mujeres El Fresno, de Sama de Langreo, Asturias)  y 1º Premio en el “III Concurso Internacional Revista Hybrido” Modalidad Poesía, organizado en Nueva York.

Autora de cinco poemarios: “Ojos que miran el cielo”, “Revelaciones”, “Todos los hombres que me amaron”, “Hermano” y “La antigua enfermedad del otoño”, cuatro de ellos publicados gracias a la obtención de primeros premios en distintas editoriales a lo largo del país.
Es Profesora de Nivel Inicial.