Estación Quilmes: 22-jun-2018

   Kay Ryan

22 de junio de 2018




Las cosas no deberían ser tan duras



Una vida debería dejar
profundas huellas:
surcos en el sitio
en que ella salía y volvía
para buscar el correo
o mover la manguera
en el jardín;
donde solía
pararse ante el fregadero,
un lugar desgastado;
bajo su mano,
los tiradores de porcelana
frotados hasta convertirse
en pastillas blancas;
el interruptor que solía
buscar tanteando
a oscuras
casi borrado.
Sus cosas tendrían
que conservar sus marcas.
El paso de una vida
debería verse;
mostrar su erosión.
Y cuando la vida se interrumpe,
un cierto espacio
-por pequeño que sea-
tendría que exhibir las cicatrices
de ese tránsito
grandioso y dañino.
Las cosas no tendrían
que ser tan duras.





Insignificancia


Si te place, Dios,
que menos ocurra.
Nivela curvatura
de nuestra Tierra, aplana
el Eiger, suaviza
el Gran Cañón.
Haz los valles
un poco más altos,
amplía las fisuras
hasta que sean tierras cultivables,
reduciendo a la mitad
o duplicando
todos los accidentes geográficos,
tendiendo a la humildad.
Deja de pasar sobre nuestros corazones.
Retira tu grandiosidad
de estas regiones.






Kay Ryan
(1945, California, Estados Unidos.

Traducción: Mirta Rosenberg (en "El Paisaje Interior" - 2012,  BAJO LA LUNA)

Fotografía extraída: https://www.poetryfoundation.org/poets/kay-ryan